Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Realizaron Conversatorio sobre oportunidades y desafíos de la carrera IRNR

Se trata de un encuentro realizado en la FCA al que asistieron autoridades de la facultad junto a estudiantes avanzados, egresados y docentes de la carrera de Ingeniería en Recursos Naturales Renovables. Además, se contó con la participación especial del Dr. Aníbal Manzur, del Departamento General de Irrigación. Dicho evento propició un espacio de diálogo y construcción colectiva donde se intercambiaron perspectivas y puntos de vista sobre la carrera y su proyección en el medio laboral.

25 de noviembre de 2021, 11:14.

Realizaron Conversatorio sobre oportunidades y desafíos de la carrera IRNR

El Dr. Aníbal Manzur (izquierda) conversando con estudiantes, egresados y docentes de IRNR. Ampliar imagen


El pasado miércoles 17 de noviembre se realizó en la Facultad de Ciencias Agrarias un Conversatorio sobre "Oportunidades y Desafíos de la Carrera de IRNR", con la presencia del Dr. Aníbal Manzur, a cargo de la Dirección de Gestión Ambiental del Recurso Hídrico del Departamento General de Irrigación. El evento fue organizado por la Comisión de Carrera de Ingeniería en Recursos Naturales y contó con la presencia de estudiantes avanzados de la carrera, egresados, docentes y autoridades. El objetivo del encuentro fue intercambiar perspectivas y puntos de vista sobre la Ingeniería en Recursos Naturales Renovables y su proyección en el medio laboral, en un espacio de diálogo y construcción colectiva.

Al inicio, el Dr. Aníbal Manzur, quien posee experiencia liderando equipos de trabajo con Ingenieros en Recursos Naturales Renovables, se autodefinió 'vocacionalmente como un IRNR: esta es la carrera que yo estudiaría si comenzara todo de nuevo'. 'Conservación, Ecología, Áreas Naturales Protegidas, inclusión del Espectro Social. Creemos que hablamos de distintas cosas, pero apuntamos a lo mismo, que es el perfil del IRNR', comentaba Manzur.

Además, desde su experiencia de trabajo con egresados y como ex docente de la FCA, Manzur observó que actualmente el IRNR carece de un lugar propio, de un espacio laboral específico. Sin embargo, 'esto le da al profesional de los recursos naturales la libertad para desarrollar el ingenio en la búsqueda de nuevos nichos laborales, generando recursos propios y oportunidades, sobre todo en grupos de trabajo multidisciplinarios', concluía. 

Por otra parte, se conversó acerca de las herramientas que diferencian al IRNR, de las que se destacan: la capacidad de gestión de la información y de realización de muy buenos diagnósticos, el pensamiento crítico, una visión holística de la complejidad de los problemas ambientales, la adaptación a diversos campos de trabajo y, especialmente, la habilidad de esquematizar las problemáticas que se presentan e integrar las potenciales soluciones desde distintas perspectivas.

“La visión de la realidad de un IRNR trasciende, desde impactar lo mínimo, hasta gestionar todo lo que sigue luego de haber impactado lo máximo posible. Para un IRNR, la habilidad de aplicación de herramientas de validación se fortalece a lo largo de su carrera y se convierte en un proceso de nunca acabar. Desde la nueva concepción de medio ambiente, el IRNR es desafiado a encontrar un equilibrio tridimensional, sustentado en su idoneidad para contribuir a la protección del medio biofísico y socioeconómico y la creación de valor compartido como estrategia hacia la sostenibilidad”, afirmó Aníbal.  

Por su parte, egresados/as de IRNR compartieron sus experiencias de inserción laboral, tanto en el ámbito privado como en el público, y destacaron el importante rol que cumple el IRNR como promotor no solo de la dimensión ambiental, sino de la responsabilidad social en las organizaciones siendo mediador entre las partes involucradas, siempre abierto al diálogo.

En este sentido, varios expresaron “la sensación de ‘saber de todo un poco’ nunca se va y es normal sentirla, pero esto es lo que hace al IRNR capaz de dialogar con muchos actores de la sociedad y saber interpretarlos. La carrera de IRNR posibilita potenciar al 100% la creatividad, entendiendo que el ingeniero es una persona inquieta, dispuesta a sumergirse en ámbitos que desconoce y a aprender sobre la marcha, con la curiosidad como factor estratégico para alcanzar el éxito y la innovación en su labor. El IRNR no tiene “zona de confort. Y esto es muy bueno, ya que posibilita su continuo crecimiento”, comentaban los/las egresados/as.

Finalmente, entre los desafíos para el fortalecimiento de la carrera, se resaltaron el profundizar en los aspectos vinculados a la tecnología y las herramientas de gestión, así como incrementar las prácticas para estudiantes y las ofertas de capacitación para egresados. Al respecto, los presentes, pese a su diversidad de roles, arribaron a una grata reflexión en común: 'la carrera crece y se impulsa con el compromiso diario asumido por estudiantes, docentes, no docentes, autoridades y egresados. Invertir hoy en día en un IRNR puede ser tan enriquecedor como sorprendente. Una vez que se inserta en el campo laboral las posibilidades son infinitas'.